Enviado de Francisco: los mártires de La Rioja fueron "contra los intereses de los latifundistas"
Enviado de Francisco: los mártires de La Rioja fueron "contra los intereses de los latifundistas"

El cardenal italiano Angelo Becciu, enviado especial del papa Francisco para la beatificación de los cuatro mártires riojanos que se hará el sábado en La Rioja, aseguró que el obispo Enrique Angelelli y los otros tres nuevos beatos: "Son verdaderos mártires, de una época en la que la Iglesia, inmediatamente después del Concilio Vaticano II, tomó conciencia de que no se podía permanecer en silencio de frente a las injusticias sociales o a los grupos de poder que se garantizaban la existencia".

"Supieron defender los derechos de los pobres a costo de ir contra los intereses de los latifundistas de la región", enfatizó sobre Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville y el laico catequista Wenceslao Pedernera, quienes seran declarados beatos, al probarse que su asesinato "In odium fidei" (por odio a la fe) durante la última dictadura militar, en 1976.

Recordó: "En esa época, los obispos católicos, especialmente latinoamericanos, tomaron impulso de los documentos conciliares para ponerse en primera línea en el defender los derechos de las clases menos favorecidas y para fomentar que los cristianos se empeñen más en el campo social".

"La mentalidad caricaturizada que reinaba en ese momento hacía creer que al rico le bastaba hacer buenas limosnas para ganarse el paraíso y que no importaba si su riqueza se había acumulado sobre la piel de los explotados. Con el Concilio y los sucesivos documentos pontificios, como la Populorum Progressio de Pablo VI, donde la propiedad privada ya no aparecía como un derecho absoluto, sino que se le atribuía el propósito de la función social; se engendró en la Iglesia una nueva mentalidad de compromiso con la Justicia Social", agregó.

El próximo sábado la provincia de La Rioja los actos estarán encabezados por el obispo riojano Dante Braida y participará como representante del papa Francisco el cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

El reconocimiento que ahora se hace implica que la Iglesia pone a Angelelli y a sus colaboradores como ejemplo de vida para los católicos y para la sociedad. Ocurre después de un largo proceso que en lo judicial tuvo un hito fundamental el 19 de julio de 1986 cuando el juez Aldo Morales estableció que la muerte del obispo fue un homicidio premeditado. Años después, el 4 de agosto de 2014, el Tribunal Oral Federal de La Rioja condenó a los militares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella como autores intelectuales del homicidio.