Un total de 300 cámaras ubicadas en puntos estratégicos de la Ciudad de Buenos Aires forman parte del nuevo Sistema de Reconocimiento Facial (SRFP) que el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta puso en marcha y que comenzó a funcionar a partir de hoy.

El nuevo recurso que fue implementado bajo el argumento de identificar y detener a prófugos de la justicia fue presentado por Diego Santilli, vicejefe de gobierno y ministro de seguridad de la Ciudad.

Según informaron, laa imágenes tomadas se relacionarán con la base de datos que contiene en la actualidad la información de 40 mil prófugos de la justicia a nivel nacional y que se actualiza diariamente.  "Lo que hacemos es detectar e ir a buscar a personas que el sistema detecta gracias a la base de datos de prófugos que se actualiza todas las mañanas", explicó Santilli. 

"Hoy se detectaron en la primera hora y media a 11 personas y se pudo detener a 7 de ellas, entre ellas uno buscado por delitos sexuales y otro por estafa", agregó el funcionario.

El sistema fue rechazado por la oposición en la Legislatura porteña, quien realizó un pedido de informes. “La puesta en funcionamiento de este sistema es concordante con la política de seguridad de Cambiemos, que avanza con medidas de control social en los diferentes distritos de que gobierna”, sostuvo la diputada de Unidad Ciudadana Victoria Montenegro.