foto: @PresentesLGBT
foto: @PresentesLGBT

Organizaciones de Derechos Humanas y agrupaciones del colectivo LGBT se movilizaron en distintos puntos del paìs para pedir justicia por Lucas, el joven trans violado en la provincia de Tucumán.

“Nos solidarizamos con Lucas ante el ataque transfóbico que sufrió el 1 de mayo, es un evidente crimen por odio. Repudiamos también el accionar policial al no querer tomarle la denuncia de violación. Incluso algunos efectivos estando cerca y viendo la situación no hicieron nada y eso los hace cómplices”, señalan los convocantes.

“La ideología de violaciones correctivasd son crímenes de odio que como sociedad debemos impedir pero el gobierno debe apoyar con soluciones a estos delitos hacia la comunidad”, añadieron.

El miércoles primero, wl joven trans de 24 años denunció que ese día tres desconocidos lo interceptaron en calle Paso de los Andes, casi Italia, y que sufrió un ataque sexual. “Era obvio que me venían a robar. Les entregué la billetera y el celular en el acto. Pero aun así comenzaron a golpearme hasta que no di más y me caí al piso. Ellos pensaron que yo era un chico gay, porque me decían ‘ahora te vamos a hacer machito, puto’”, relató ayer la víctima.

El joven dijo que los sospechosos, mientras lo seguían golpeando, comenzaron a quitarle la ropa. “Buscaron una rama de un árbol y con eso me violaron. Yo lo único que quería era no mirar y dejar de sentir ese dolor”, manifestó.

El joven, que difundió lo sucedido en un video por Facebook, contó que es transexual, que hace poco más de un año había comenzado la terapia hormonal y que cambió su DNI.

Los manifestantes denunciaron el accionar de los policias tucumanos, ya que el joven  al presentarse en la seccional 6°, los agentes le recibieron la denuncia sólo por robo y agresiones, no así bajo la figura de abuso.

“No pusieron nada, pero nada, de la violación. Les dije que dejaran constancia, y me cambiaban de tema, no me escuchaban. Me mandaron a un médico forense en la Subjefatura de Policía, en la Chile y San Miguel, pero por las lesiones, no por la agresión sexual. Estuve dos horas esperando y recién me dijeron que el médico no iba a llegar, que venga a ver si lo encontraba a las 18 o que directamente mañana (por hoy)”, relató.