Miguel Ángel Pierri fue el abogado defensor de Jorge Mangeri, acusado por el crímen de Ángeles Rawson y que cumple una condena de prisión perpetua en la cárcel de Ezeiza. Recordado como uno de los casos de femicidio que más impactó a la sociedad por su violencia y cruentos detalles. Participó en una entrevista sobre hechos criminales realizada en teatro por los periodistas Paulo Kablan y Mauro Szeta, donde reconoció que no volvería a defender a alguien como el ex encargado de edificio y le dio crédito a los recordados dichos de su pequeño hijo en televisión. Si bien se cuidó de no romper el secreto de confesión dió a entender la culpabilidad de su defendido.

En declaraciones con A24, consultado sobre sus declaraciones sobre la veracidad de los dichos de su pequeño hijo Juani, que en medio de una entrevista donde exponía la defensa del acusado, intervino diciendo "pero boludo, mató a Ángeles", el abogado aseguró: "A veces los chicos no se equivocan". Y agregó: "En primer lugar el secreto de confesión nunca lo revelé, no es un alivio, cambié mi forma de pensar"

Ángeles era una estudiante adolescente que desapareció al regresar de una clase de gimnasia del colegio ubicado a pocas cuadras de su casa. Su búsqueda movilizó al barrio de Palermo y luego a toda la sociedad. Días más tarde su cuerpo sin vida fue hallado en una bolsa de residuos en el CEAMSE.

Las cámaras de seguridad que mostraban su última imagen a pocos metros del ingreso al edificio donde vivia junto a su familia terminaron cercando al único acusado, Jorge Mangeri, que se desempeñaba como encargado del edificio. Fue uno de los casos de violencia de género más mediatizado y el abogado abandonó la causa luego de hacer la exhumación del cadaver de Àngeles.