@mujeres_lc
@mujeres_lc

Con pañuelos verdes, violetas y naranjas, manifestantes denunciaron al gobierno de Cambiemos por la falta de polìticas públicas para revertir las alarmantes cifras de violencia contra las mujeres que se registran en el país, que en lo que va del 2019, hubo 133 femicidios.Reclamaron la inmediata emergencia contra la violencia de género.

También reclaramaron por el desempleo, el 10,5% de las mujeres afectadas por la recesión y las polìticas económicas; y el 90% de las mujeres trans no tiene empleo. La protesta exigió mantener la llamada jubilación del ama de casa, que el gobierno de Macri, desde julio, quiere sacar.

La marcha multitudinaria, que partió desde el Congreso a Plaza de Mayo,  donde se realizó la lectura de un documento, se replicó en muchas ciudades del país, donde se denunció por la falta de justicia en los travesticidios, que en lo que va del 2019, asesinaron a 30 travestis. 

"Ni Una Menos (NUM) por violencias sexistas, económicas, racistas, clasistas a las identidades vulneradas. Aborto legal ya y abajo el ajuste del gobierno y el FMI", fue la consigna 2019 difundida desde la organización.

@analiasoledadm
@analiasoledadm

En la marcha se observó una fuerte presencia de organizaciones feministas, partidos de izquierda y grupos pro-aborto. "Vivas, libres y desendeudadas nos queremos. Ni Una Menos", es esta vez fue el lema de la marcha.

"En el momento de mayor precarización de nuestras vidas, por quinta vez, volvemos a gritar Ni Una Menos. Porque todos los días vemos cómo la violencia económica hace implosión en las casas y en los barrios, sobre nuestros cuerpos", expresó la convocatoria a la marcha.

POR LA DECLARACION DE LA EMERGENCIA

Casi 3.000 mujeres, una cada 32 horas, fueron víctimas de femicidios, y más de 3.500 hijos e hijas perdieron a sus madres por los femicidios, el 64% menores de edad, en los últimos 11 años.

La Asociación Civil Casa del Encuentro concluyó que 2.952 mujeres fueron asesinadas por la violencia machista y 3.717 hijos e hijas perdieron a sus madres entre el 2008 y el 2019

"Necesitamos profundizar en políticas públicas integrales, pero también el cambio cultural porque en tanto se siga considerando a las mujeres como un objeto de pertenencia, no vamos a cambiar", señalaron desde la ONG, donde cuestionaron al Poder Judicial, que "sigue siendo sexista y patriarcal".

Mendoza, Ni Una Menos 5
Mendoza, Ni Una Menos 5

El informe mostró también que más del 62% de los femicidas fueron esposos, parejas o novios de las víctimas al momento de cometer el crimen o lo habían sido con anterioridad; mientras casi el 16% no tenían vínculo, el 11% fueron familiares, y 8% eran vecinos o conocidos.

Las estadísticas muestran también que casi el 66% de las víctimas de esta forma extrema de violencia de género tenían entre 19 y 50 años de edad.

Por otro lado, la provincia de Salta es la que concentra la tasa más alta de femicidios (13,78), seguida por Santiago del Estero (13,30) y Jujuy (11); mientras que la menor incidencia se registra en la Ciudad de Buenos Aires, con 4,36 de estos crímenes cada 100 mil habitantes.

Además, entre 2008 y 2019 un total de 303 niños y hombres murieron víctimas de femicidios vinculados, es decir, fueron asesinadas al intentar impedir la agresión o con el objeto de castigar y destruir psíquicamente a la mujer que consideran de su propiedad. Respecto a las modalidades del hecho, el 26.69% fueron baleadas; el 23,57 %, apuñaladas; y el 15,51 %, golpeadas.

Ni Una Menos, jubilaci?n del ama de casa
Ni Una Menos, jubilaci?n del ama de casa

En cuanto a los escenarios de los femicidios, más del 63% de los hechos se registraron en una vivienda; mientras que casi el 11 % de estos asesinatos se produjeron en el campo, terrenos descampados o parques, el casi el 8% en la vía pública y casi el 4% en ríos, arroyos, diques o zanjones.

Otros datos destacados de la investigación: el 14 por ciento de las víctimas habían denunciado previamente a sus agresores, el 3% estaban embarazadas, el 10% tenía indicios de abuso sexual, casi el 3% eran víctimas de trata o prostitución y el 4% eran migrantes.

En cuanto a los femicidas, casi 6 de cada 10 pertenecían a alguna fuerza de seguridad y el 18 por ciento del total de agresores se suicidó luego de cometer el asesinato.