Lograr que una empresa prospere no es complicado. Sin embargo, se requiere acertar de lleno en una serie de decisiones. Entre las más importantes se encuentra aquella que consiste en contratar a nuevo personal. Debido al elevado paro que se da en muchos países, es habitual encontrarse con multitud de aspirantes al publicar una oferta de trabajo.

Así pues, conviene poner en práctica diversos consejos para elegir adecuadamente a las personas que pasarán a formar parte del grupo laboral en cuestión. Las recomendaciones están pensadas para una selección óptima, sea cual sea el tipo de entorno profesional: oficina, obra, centro de salud, entre otros.

Herramienta para aprovechar el potencial de los aspirantes

En pleno 2019, los aspirantes a toda clase de puestos de trabajo cada vez presentan un mayor potencial. Sin embargo, en caso de no desarrollarlo pasa a no ser aprovechable por la empresa que se decanta por su contratación.

Afortunadamente, haciendo uso de una buena herramienta como el software de recursos humanos Bizneo HR todas las características de los aspirantes proceden a ser potenciadas de forma considerable.

El resultado es palpable en poco tiempo. Por ello, cada vez más empresas deciden implementar un programa de este calibre, siendo conscientes de que no solo los futuros trabajadores gozarán de una mayor eficiencia en sus labores profesionales. Y es que la mejoría también se hace patente en los trabajadores que actualmente forman parte de la plantilla.

Por si fuera poco, gracias a los módulos de los que dispone un programa como éste, es posible atraer a talentos inmejorables y posteriormente fidelizarlos. El objetivo es claro: lograr no solo potenciar a los mejores aspirantes, sino también retenerlos en la entidad para que la competencia no se haga con ellos.

Dos personas para hacer la entrevista

El siguiente consejo ha sido aportado por un equipo de especialistas que diariamente suelen tratar con todo tipo de personas: la agencia de detectives Madrid Doverty, la cual tiene muy claro que para obtener la información necesaria de un individuo es esencial que delante de él esté más de una persona.

Concretamente, para una entrevista pensada para selección de personal, la cifra óptima es de dos trabajadores de la empresa en cuestión: desde el responsable de RRHH hasta el gerente.

Los motivos son diversos, empezando por la imperiosa necesidad de captar toda la información aportada directa e indirectamente por el susodicho. Tarde o temprano, algún detalle trascendente puede pasarle desapercibido a una de las personas. Sin embargo, habiendo dos miembros del equipo, el riesgo de que ello suceda es notablemente inferior.

Por otra parte, estar ante dos trabajadores impone un mayor respeto y un nivel superior de presión al aspirante. Ello da pie a que las dos personas al cargo de la entrevista puedan asegurarse de que el futuro empleado responde bien ante una situación un tanto compleja de sobrellevar a nivel psicológico, requiriéndose elevada autoconfianza y seguridad en sí mismo.

Aspectos en los que fijarse

Tanto si se hace la entrevista de selección de personal solo como si la realizan dos personas, es importante prestar atención a varios aspectos. En primer lugar, en este portal se informa sobre la influencia de los nombres, uno de los detalles que suele no ser tenido muy en consideración a pesar de lo relevante que puede llegar a ser.

En efecto, se habla del nombre del aspirante. Tanto si es común como si presenta un tinte exótico o extravagante, según esa fuente puede aportar más información sobre el individuo de la que inicialmente se creía: carácter, seriedad, ambición.

Adicionalmente, también es fundamental cerciorarse de que el futuro trabajador domina más de un idioma, especialmente en el sector terciario. Para tal fin se recomienda cambiar de lengua de forma inesperada. Si la reacción es natural y fluida ello es un claro indicativo de que el idioma elegido –siendo mayoritario el inglés– está perfectamente interiorizado por su parte.

La importancia de la prueba práctica

A día de hoy no solo basta con una entrevista oral para seleccionar al personal adecuado, sino que también se requiere una prueba de carácter práctico para cualquier tipo de trabajo: recepcionista de un hotel, socorrista, cocinero, oficinista u otros. Precisamente un equipo relacionado con el último ámbito mencionado lanza éste último consejo.

Desde oficina10.top recomiendan que, tanto para contratar a un oficinista como a cualquier otro empleado, el responsable de RRHH, gerente u otro especialista de la empresa ha de cerciorarse de que el aspirante podrá desempeñar las labores que le sean encomendadas. Un test práctico bastará para comprobar si daría la talla, más allá de aspectos curriculares u otros factores no tan relevantes.

Simular una breve jornada de trabajo es una buena idea en este sentido, así como plantear algún tipo de problema para ver cómo lo soluciona y en cuánto tiempo lo hace. Si el resultado es positivo se sabrá que se trata del mejor aspirante posible.