Sociedad

La Justicia amenaza con desalojar a los trabajadores y trabajadoras del Hotel Bauen

El espacio cooperativo y autogestionado desde hace 15 años, abandonado por sus dueños, y rescatado de las cenizas después del caos de 2001, se encuentra bajo la intimación de desalojo por la fuerza, por orden de la jueza Paula María Hualde.

Foto Revista Citrica.
Foto Revista Citrica.

Los trabajadores y las trabajadoras del Hotel Bauen -cooperativo y autogestionado desde hace 15 años- se encuentran bajo el amedrentamiento judicial de amenaza por desalojo. 
 

En este contexto, la jueza Paula María Hualde, intimó a los y las cooperativistas a "llegar a un acuerdo" con el grupo Iurkovich, que reclama la propiedad del edificio.
 

Foto Prensa Bauen
Foto Prensa Bauen

El plazo para que tanto una cuestión como la otra termine ocurriendo, finaliza este jueves, bajo la amenaza del desalojo compulsivo. Hualde citó a los referentes de la cooperativa a una audiencia donde les comunicó este virtual amedrentamiento.
 
Los abogados que representan los intereses de la cooperativa, Diego Carbone y Ataliva Dinani, esperan por un llamado de la patronal Mercoteles, para iniciar las negociaciones. Mientras tranto, este martes se realizarán varias actividades para visibilizar la lucha.
 

Foto Prensa Bauen
Foto Prensa Bauen

Cabe resaltar que el edificio había sido expropiado, tras decisión de las cámaras legislativas del Congreso Nacional, en 2016, pero por decisión unilateral de Mauricio Macri, la ley fue vetada. 
 

Foto Prensa Bauen
Foto Prensa Bauen

La ley -por entonces- declaró "de utilidad pública y sujetos a expropiación los inmuebles y todas las instalaciones que componen el edificio", posteriormente reabierto por sus trabajadores. Los antiguos dueños se habían declarado en en quiebra y cerraron el hotel en 2001.
 

La expropiación se basó en que el Hotel fue construído con créditos otorgados durante la dictadura militar, por el estatal "Banco Nacional de Desarrollo (Banade)". Ese crédito nunca fue pagado por el grupo Iurkovich. Y en este contexto, el Estado decidió expropiar el predio.
 

 
En el Bauen funcionan varias otras cooperativas como la revista Cítrica, el colectivo teatral El Descubridor, la revista La Garganta Poderosa y el Movimiento Popular La Dignidad (CTEP), que tiene un almacén de productos agroecológicos.
 
Mariana Aquino, periodista integrante de revista Cítrica, sostuvo que “para el campo popular, el Bauen es un emblema de autogestión y de resistencia, y todas las cooperativas que integramos el Complejo Cooperativo percibimos a este lugar como nuestra casa. Este hotel era una cooperativa, pero se transformó en otra cosa. Ahora, somos muchas cooperativas en una, somos 200 puestos de trabajo en peligro por una amenaza de desalojo. Somos el Bauen y lo vamos a defender”.
 
 

Noticias de “Cooperativismo y autogestión”
Seguinos