Dan Graham obra en Manhattan, 2003 (En Parkettart)
Dan Graham obra en Manhattan, 2003 (En Parkettart)

La instalación del artista Dan Graham, que conquistó todas las grandes ciudades y tuvo un éxito de público, se emplazará en agosto, pero ahora se puede espiar en la Fundación Proa, las instrucciones y los bocetos. Esa pasión por las transparencias están inspirados en los vidrios de aquellos mágicos jardines ingleses.

Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo / 60’- 70’, desde esta sábado 6, presenta obras de esas tendencias artísticas que se impusieron en un contexto de Guerra Fría, Mayo Francés y nuevos consumos. Hay programadas visitas guiadas a las 15, 17 y 18.

Con más de ochenta, Graham, quien nació en 1942 y en 1964 el comenzó a dirigir la Galería John Daniels en Nueva York, donde exhibió obras de Sol LeWitt en sus obras incorpora fotografía, vídeo y arte de performance, estructuras de cristal y espejo, crea con su visita una gran espectativa. 

No apta para espectadores pasivos, la muestra es un interesante desafío para que el receptor se convierta en co-creador de la obra, que están abiertas para una activa participación. Como decía otro colega minimalista, Frank Stella: "Lo que ves es lo que es".

Aquellos pioneros del arte contemporáneo como Dan Flavin (tubos fluorescentes), Sol LeWitt, Fred Sandback (espacio con hilos y sogas) y Bruce Nauman (neón y videos) están en La Boca con obras muy representativas. 

La muestra podrá visitarse hasta fines de octubre de 2019, de martes a domingo de 11 a 19 en Fundación Proa.

Hito Steyerl, obra en Proa21
Hito Steyerl, obra en Proa21

Para los que tienen hijos adolescentes y jóvenes pueden compartir en la sede de PROA21, Fabrik, sobre la circulación de datos, bienes y personas.

La muestra que se cierra el 14, está en Pedro de Mendoza 2073, y se puede visitar de jueves a domingo 15 a 19, transforma la sala expositiva en una fábrica imaginaria, un lugar donde se producen ideas e imágenes, imágenes ya no entendidas como un medio para reproducir la realidad sino como indicadores de cómo modificarla.

Llas obras expuestas abordan la circulación y la migración de las personas y de las imágenes. Además cuestionan el mundo digital,
de transmisión de datos.

El origen de esta fábrica se deriva del Pabellón alemán de la Bienal de Venecia 2015, y ahora pone a prueba su eficiencia con muestras itinerantes alrededor del mundo.