Sociedad

Cómo elegir la mejor plastificadora

Plastificar no es ni más ni menos que recubrir los productos impresos con una lámina de material plástico transparente, de esa forma se impide el deterioro del papel. Esta es una habilidad perfecta para resguardar materiales de sus exposiciones al exterior, del uso continuado, del cambio de manos que puedan sufrir continuamente. Además, de esa forma también se logrará que el impreso adquiera un nivel estético superior, resultando más selecto y más profesional.

Qué es una plastificadora

Una plastificadora es una máquina cuya función principal es la de cubrir los productos impresos con una capa de plástico, una por cada cara, para que protegerlos y mejorar su terminación.

Las plastificadoras pueden ser de varias formas, de acuerdo al uso que se les vaya a dar. Eso es independiente de la marca o del modelo pero, antes de elegir, es bueno conocer las mejores plastificadoras y ver cuál se necesita.

Las plastificadoras domésticas son de tamaño menor, perfectas para plastificar pequeños documentos. Las plastificadoras de oficina son similares a las domésticas pero de mayor tamaño, para documentos más grandes, ideales para un uso frecuente. Las plastificadoras de bobina tienen tamaño más grande, diseñadas para plastificar documentos mayores como mapas o catálogos.

Tipos de plastificado

Hay varios tipos de plastificado para los productos impresos. Dependiendo del qué se elija, se obtendrá un acabado. Este acabado puede ser usado por una cara sola del papel, como puede ser el caso de las cubiertas de los libros, o por el contrario se puede usar por las dos caras, como podría ser el caso de los trípticos.

Plastificado brillo: en este caso, se adhiere al papel una fina capa de polipropileno brillante, de esta forma el soporte resulta con un aspecto mucho más atractivo. Se puede usar en una gran variedad de impresos, como trípticos, cubiertas de libros, catálogos, carpetas y más.

Plastificado mate: se trata de aplicar plastificado mate sobre el producto impreso y eliminar la mayoría de los brillos, dándole un semblante de mayor serenidad. Este acabado es perfecto para catálogos corporativos, memorias anuales, carpetas de presentación y tarjetas de visita.

Plastificado brillo: la capa que se adhiere sobre el papel es de polipropileno brillante, lo que proporciona un acabado con brillo, el cual se suele emplear en packaging, catálogos, carpetas de presentación, material en el punto de venta y otros. Es muy utilizado en el mundo de las ventas y de la publicidad.

Soft touch: es un plastificado mate que al tacto transmite una sensación sedosa, de esta forma destaca muy por encima de los demás documentos. Perfecto para un plastificado elegante y exclusivo.

Por qué plastificar y cómo hacerlo

Los beneficios de plastificar documentos son muchos y muy variados, desde poder limpiarlos con un paño por ser resistentes al agua, reforzar el mensaje en el caso de carteles y señales de identificación, darles una protección contra cambios climáticos en el caso de señales externas, para mejorar su apariencia y sus colores, darles un acabado distinto, eliminar pliegues y arrugas...

Pero antes de ponerse hacerlo, siempre es bueno echar un vistazo a algunos consejos para plastificar, de esta manera se asegura un trabajo perfecto.

Si se van a plastificar folios, tarjetas, o cosas pequeñas, hay que recortar las fundas con un borde de 0,5 cm alrededor, asegurándose que la funda es la adecuada. Para que el documento no se mueva al insertarlo en la plastificadora se puede usar un poco de pegamento de barra. Si no queda bien liso o bien pegado hay que volver a pasarlo por la máquina. Cuando el plástico esté ya frío se puede recortar con unas tijeras o con una guillotina, pero nunca al ras del documento, mínimo 5 mm, para de esta forma evitar que se despegue.
 

Seguinos