Sociedad

Las preguntas que toda fiesta necesita para darle un toque diferente

En toda fiesta o reunión de amigos hay mil cosas que se pueden hacer para entretenerse y pasar el rato, dependiendo del sitio en el que se esté, la gente que forma el grupo, el ánimo general y el tipo de fiesta.

Sin embargo, hay un juego que, independientemente de la situación, siempre triunfa entre las fiestas de los jóvenes: Verdad o Atrevimiento.

Como su propio nombre indica, en este juego cada jugador se enfrenta a una decisión y tiene que elegir entre ‘Verdad’ o ‘Atrevimiento’. Es decir, tiene que elegir entre contestar a una pregunta de forma totalmente sincera o atreverse a hacer algo que le propongan el resto de los jugadores. Lo cierto es que no hay una opción que sea siempre mejor que la otra, ya que la suerte del jugador al que le toca el turno está en manos del resto de los participantes. Lo que suele ocurrir es que, a la hora de hacer preguntas en los casos en los que el jugador elige la opción de ‘Verdad’, al resto de personas no se les ocurren buenas preguntas que pongan en un compromiso a la otra persona.

Para darle un toque más divertido o picante a este tipo de juegos, existe una serie de preguntas incómodas que harán las delicias de aquellas personas que quieran poner en un aprieto a su pareja o amigos.

Como era de esperar, si se busca hacer preguntas incómodas que provoquen risas entre el grupo, el tema predominante de éstas será el sexo y el amor. Por ejemplo, entre los grupos de jugadores más jóvenes, siempre salen las mismas preguntas: “¿Alguna vez has visto a tus padres haciendo el amor?”, “¿Qué edad tenías cuando hiciste el amor por primera vez?” o “¿Quién es la persona más sexy de la habitación?”.

Estas preguntas tan informales suelen provocar las risas entre el grupo y hacen que el ambiente se vaya caldeando para mejorar la fiesta.

Una situación que se suele presentar bastante en este tipo de juegos es que dos de las personas que participan sean pareja. A continuación se presentan algunas preguntas divertidas para tu novio, que harán que se sonroje: “¿De verdad me amas?”, “¿Crees que terminaremos casándonos?”, “¿Alguna vez te pillaron robando en una tienda?”, “¿Qué harías si descubres que te estoy engañando?” o “¿Qué parte de mi cuerpo es tu favorita?”.

El mezclar el sexo con el amor, el compromiso y el riesgo hará que las parejas se rían y se vean en un aprieto al mismo tiempo, lo cual provocará la situación perfecta para que se conozcan realmente y ganen la confianza necesaria para que la relación funcione.

Sin embargo, no se puede hablar de preguntas incómodas sin hablar de un tema parecido al anterior pero ligeramente diferente, que son las preguntas incómodas para mujeres, esas que aparecen en tantas series y películas y que provocan situaciones de todo tipo.

En ese caso, cabe evitar las típicas preguntas machistas relacionadas con el aspecto físico o los prejuicios en cuanto a la sexualidad. Por el contrario, hay preguntas que pueden desencadenar situaciones graciosas y dignas de recordar: “¿Cuál es la experiencia más vergonzosa que has tenido?”, “¿Qué es lo más loco que has hecho nunca?”, “¿Cuánto tiempo has estado sin una ducha?”, “¿Alguna vez te has avergonzado en un lugar público?” o “¿Alguna vez te has arrepentido de algo a la mañana siguiente?”.

Recordar cosas que en su momento dieron vergüenza o que la sigue dando siempre hace que las personas se rían, y todavía más si están rodeadas de gente de confianza.

Ese tipo de temas y juegos son perfectos para cualquier reunión de amigos o cualquier fiesta en la que todavía no se haya roto el hielo y se necesite caldear un poco el ambiente para pasar una noche llena de risas y anécdotas.
 

Seguinos