Bolsonaro, entre mesiánico e insensato, habló de "guerras", "misiones", y "amenazas"
Bolsonaro, entre mesiánico e insensato, habló de "guerras", "misiones", y "amenazas"
En un trágico capítulo más del aliado de Mauricio Macri en la región, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que hay una "guerra de información" en torno de los incendios en la Amazonía.
 
"Mis hermanos militares, población brasileña, vamos a marchar con éxito. No faltan enemigos, como los de siempre, que temo que ganen la guerra de información contra la verdad", dijo el mandatario en la celebración del Día del Soldado, informó Sputnik, citando a Agencia Brasil.
 
Bolsonaro, quien sostiene que existen países que tienen planes para "apoderarse" de la riqueza de la región que constituye el mayor pulmón vegetal del planeta, pidió a los militares mantener, junto a su Gobierno, la "ardua misión de desarrollar y defender la Amazonía".
 
"Para los incautos, que insisten en salvaguardar los propósitos de la Amazonía brasileña, no se equivoquen, los soldados del Ejército (...) siempre estarán alerta y vigilantes, listos para defender y repeler cualquier tipo de amenaza", agregó.
 
Se informó además que Bolsonaro ofrecerá este jueves a las 20.30 un pronunciamiento en cadena nacional para anunciar medidas tras casi 20 días de incendios y un consecuente escándalo internacional.
 
Zonas selváticas y naturales de Brasil, como la Amazonía y el Pantanal, viven la peor oleada de incendios de los últimos cinco años, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), que muestra en imágenes satelitales unas 20.000 hectáreas devastadas.
 
Entre el 1 de enero y el jueves 22, los focos ígneos aumentaron 85 por ciento respecto del mismo período de 2018, llegando a 76.720, indicó el INPE.
 
Bolsonaro atacó incomprensiblemente a organizaciones no gubernamentales diciendo que podrían estar detrás de los incendios para afectar a su Gobierno.
 
Las políticas de Bolsonaro para la selva tropical provocaron que Noruega y Alemania suspendieran hace días sus aportaciones al Fondo Amazonia, destinado a proteger ese bioma.
 
Organizaciones ecologistas y políticos opositores denunciaron esta semana que los focos son resultado de las quemas, una práctica habitual de hacendados y agricultores para limpiar terrenos y fertilizarlos antes de plantar, que suele hacerse en la actual estación seca, aunque está penalizada.
 
Esas conductas se habrían visto alentadas por un reciente decreto gubernamental que autorizó la ampliación de la frontera agrícola.