Lo que era un evento cultural se convirtió en el centro de la puja social entre la ultra derecha brasileña y los movimientos sociales en Brasil. Todo comenzó porque el Alcalde de Río Marcelo Crivella quiso prohibir que se exciba en la Bienal del Libro de Río el comic “Vengadores, la cruzada de los niños”. En ese comic se mostraba a dos varones, que eran novios besándose.

Esta es la tapa del Folha de San Pablo.
Esta es la tapa del Folha de San Pablo.

El Alcalde ordenó a las fuerzas de seguridad requisar la Bienal en busca de material considerado "impropio". El rechazo fue generalizado, la imagen que tanto quería ocultar Crivella se viralizó, el diario Folha de San Pablo lo puso en su tapa de este sábado y hasta se realizó un besazo en contra de la censura.

Besazo en la Bienal de Río.
Besazo en la Bienal de Río.

En un primer momento un tribunal rechazó la intromisión del municipio. Sin embargo, este sábado, el ex obispo evangélico al mando de Río de Janeiro recibió el respaldo de Claudio de Mello Tavares, actual presidente del Tribunal de Justicia, que anuló el primer fallo judicial que impedía la colección de libros LGBT.


Inmediatamente, las fuerzas volvieron a recorrer la Bineal en busca de material pero se encontró con la resistencia de la gente que al grito de ¡No habrá censura! marchó por el lugar y hasta realizaron un besazo en contra de la censura.
 


La repercusión fue tal que hasta se organizó un bfueron entregados todos los libros de temática LGBT pese a las intenciones de Crivella.