La textil Iberoamericana tiene 75 años en el rubro y de vida en Ramos Mejía, partido de La Matanza. Es emblemática en el mercado por ser la única en el país que produce productos de corderoy.

En la actualidad, la crisis que atraviesa el país no le es ajena y la continuidad de la fuente de trabajo de más de cien personas corre serio riesgo. A los trabajadores les adeudan su sueldo más el aguinaldo sumado a que el tarizafo hizo que la fábrica tenga deudas casi impagables y haya estado un mes sin gas, elemento clave para producir. El monto que debe en este servicio a raíz de los aumentos otorgados por el gobierno nacional alcanzaron los dos millones de pesos. En tanto que en electricidad había llegado a los 4 millones.

Conflicto en la Textil Iberoamericana

"Estamos reclamando por la falta de pago. Todos estamos en la misma situación, sea los trabajadores quincenales o mensuales. Los mensuales pertenecemos al gremio de Setia, los quincenales a AOT (Asociación Obrera Textil). A los que pertenecen a AOT a la gente le debe tres quincenas y el aguinaldo completo, a los mensuales algunos parte de julio, agosto total y 50% del aguinaldo. esa es la deuda que reclamamos", explicó una trabajadora a Infonews durante una manifestación al frente de la fábrica, ubicada en la intersección de Virrey Cisneros y Avenida de Mayo.

Pese a la delicada situación los trabajadores resisten hasta lo último y siguen en sus puestos luchando por su trabajo. "La fábrica ahora no está cerrada. Estamos todos, no falta nadie". El problema es que si bien después de un mes volvieron a tener gas, no cuentan con los insumos necesarios para ponerse a producir de nuevo: "No hay materia prima para trabajar, no tenemos. Los clientes retiraron mercadería que había que procesar, ya tenemos gas pero no hay materia prima y la gente si no le pagan no va a trabajar", remarcó la trabajadora.