Foto: Twitter Superliga Argentina.
Foto: Twitter Superliga Argentina.

En la pasada jornada de la Superliga argentina, se ha roto una racha negativa importante. Luego de un partido muy trabajado, Rosario Central venció a River en un apretado marcador de apenas un gol a cero. Ese hecho no habría causado tanto impacto si no fuese por el hecho de que Central no ganaba de visitante a River desde 1997. De esa forma, el club de Rosario frenó una mala racha que se había sostenido por más de dos décadas.

La victoria fue sufrida, el conjunto millonario fue un rival difícil de vencer. De hecho, podría considerarse que la suerte le jugó en contra al local, ya que de haber ganado se habrían adueñado del primer puesto de la tabla en la Superliga argentina. Sin embargo, el club auriazul logró derrotarlo y frustró las pretensiones del club millonario. Hoy, se analiza cada uno de los detalles de este acontecimiento histórico del fútbol argentino.

River no regaló nada

Pensar que la victoria de Central fue un descuido de los dirigidos por Marcelo Gallardo sería un error. El club millonario fue realmente dominante y estuvo cerca de transformar el buen juego en goles. De hecho, si algo ha caracterizado a River durante muchos años es un juego ofensivo e incisivo de cara al arco rival.

Este partido no fue la excepción y, en muchos momentos, colocaron en serios problemas al rival. Aun así, el resultado acabó siendo favorable para un club que luchó hasta el final y sufrió para llevarse los tres puntos.

Las estadísticas de este partido demuestran que River buscó la victoria. Rosario logró apenas el 30% de la posesión del balón, mientras que los remates al arco fueron también a favor de River, con 12 remates frente a sólo 5 de Rosario Central. Incluso, la visita no tuvo tiros de esquina a su favor durante todo el partido, mientras que River tuvo 9. Sin embargo, fue la excelente efectividad de los Canallas y el ímpetu lo que les permitió romper con 22 años sin ganar en el Estadio Monumental.

Central apeló a la efectividad

A pesar de que River acechó el arco de Rosario casi todo el partido, el conjunto auriazul mantuvo su arco en cero. Y, si bien no tuvo tantas chances de gol, lograron convertir en medio de la baja producción ofensiva apelando a una efectividad que los ha caracterizado a lo largo de la temporada. Además, la efectividad no solo se reflejó en ataque, ya que la defensa de Rosario Central estuvo impecable durante los noventa minutos de juego.

Los números también respaldan el gran trabajo defensivo y la efectividad de cara al arco de Rosario. Con apenas cinco remates durante los noventa minutos, tres de ellos fueron directo hacia el arco de Armani, siendo uno de ellos el gol de Lucas Gamba. Por otra parte, de los nueve remates de River solo tres fueron al arco que defendió Jeremías Ledesma. Además, Rosario recurrió a cortar los ataques de River a través de faltas en 20 ocasiones. A pesar de ello, ambos clubes recibieron la misma cantidad de amonestaciones.

Las posibilidades eran muy pocas

Romper una racha de veintidós años no es una hazaña que se antoje fácil en el futbol. Más si se toma en cuenta el dulce presente que goza un equipo como River. Además, el Monumental es conocido como una de las catedrales del fútbol mundial, un estadio difícil con una afición difícil que alienta todo el partido a un gran equipo.

Por otra parte, en cuanto a actualidad se trata, River goza de un puesto alto dentro de la tabla de la Superliga argentina, mientras que el conjunto de Rosario, si bien está lejos de las últimas posiciones, aún no se mete en puestos importantes. Incluso, River perdió la posibilidad de adueñarse de la punta de la tabla de posiciones luego del revés sufrido frente a Rosario.

A su vez, las expectativas eran totalmente distintas al resultado final. Solo bastaba mirar las cuotas en sportbet.io y demás casas de apuestas para notar lo difícil que parecía una victoria de Rosario Central. La actualidad de ambos clubes, sumado a una racha de más de dos décadas, hacía casi imposible imaginar la hazaña lograda por los auriazules.

Además de no haberle ganado de visita en Liga, el conjunto Canalla no le ganaba un partido de Superliga a River desde hacía diez años. Asimismo, River había ganado sus últimos cuatro partidos en el Monumental, mientras que Central venía de varios empates junto a una derrota. Sin embargo, todas las malas rachas están para romperse y el pasado domingo ha sido el turno de cambiar la historia para Rosario Central. Tras un magnífico partido, los dirigidos por Diego Cocca han logrado dar vuelta a una maldición que los perseguía desde finales de los años noventa.