Están faltando conciertos del Indio, pero los Redondos siguen manteniéndose en lo más alto de la mística y, a caballo del máximo hit ricotero, Ji ji ji, el pogo más grande del mundo fue, por un rato, el pogo más grande de Pilar.

En ese partido bonaerense asumió su mandato como intendente el peronista Federico Achával, rodeado de sus funcionarios y con una banda de sonido que abarcó también a Gustavo Cerati, Fito Páez, trap y cumbia para todos y todas.

En su breve discurso de asunción, el flamante jefe comunal dijo querer "invitarlos a todos a que nos animemos a transformar la realidad de Pilar". Además, subrayó la cuestión social y lanzó fuertes críticas a la gestión que lo precedió.

Jijiji en Pilar

"Es un día de profunda alegría y responsabilidad para mí", dijo y se sumó a la impronta de la gestión nacional y provincial: "Con Alberto, Cristina, Axel y Verónica vamos a poner de pie al país, la provincia y Pilar", sentenció.

"Quiero recuperar la identidad de nuestro Pilar", afirmó también, al tiempo que se refirió a lo que casi termina en el cierre de la escuela Pellegrini de esa localidad. "Sufrió el peligro de que el gobierno anterior lo vendiera. Todos soñamos con que se convierta en una universidad pública nacional, es un lugar para la educación pública", disparó.

"Pilar es uno de los distritos de la provincia con menor porcentaje de cobertura del Servicio de Alimentación Escolar (SAE), uno de cada cinco chicos come en la escuela", aseveró  y puntualizó sobre la situación socioeconómica local: "En estos cuatro años, en Pilar cerraron más de 1.500 comercios".

"Voy a conformar el Consejo Argentina y Pilar contra el Hambre", anunció también, y, en otro orden, prometió: "Nunca más vamos a permitir que un intendente inaugure una maternidad solo para la foto, sin luz ni autorización de la Región Sanitaria V. Cerraron el Meisner con la cobardía de no enfrentar a los vecinos de Derqui".