foto: NdN
foto: NdN

La temporada veraniega viene acumulando en lo que va de 2020 una serie de hechos de violencia y discriminación que alertan por lo que a esta altura parecería ser una peligrosa nueva marca en el adn de la argentinidad. Al asesinato de un joven a manos de rugbiers en Villa Gesell, la discriminación sufrida por una pareja de chicos gays en Mar del Plata y la que vivieron dos personas trans en Necochea, se le suma otro suceso acontecido en esta última ciudad de la costa argentina.

"Dos policías, dos inspectores de tránsito de la Municipalidad de Necochea y dos personas particulares perseguían y matoneaban a un vendedor africano que caminaba por la orilla con una pila de gorros en su cabeza", relató una persona en redes sociales sobre un hecho que presenció en una playa de esa ciudad.

"Uno de los policías entre empujones y agarrando el brazo del vendedor le repetía con bronca: `esto no es Uganda, te tenés que ir`”, completó el testigo en un post en la red social Facebook.

Según sus propias palabras, el testigo, también de Necochea, preguntó a los oficiales qué es lo que sucedía, tras lo cual el policía le exigió que no se metiera porque, según el uniformado ""el hombre les faltaba el respeto”.

“Le respondo que veo todo lo contrario. Si eso no es una falta de respeto no sé qué es, me refiero al no permitir su derecho a trabajar para sobrevivir aunque sea extranjero, someterlo físicamente cuando vender gorros no significa peligro para otras personas, y ni hablar la expresión racista de “acá no es como en Uganda” despreciando su origen étnico o nacional”, replicó Fabián, el denunciante.

La situación y el testimonio del veraneante fueron replicadas por el diario local Noticias de Necochea. Hasta el momento las autoridades de la popular localidad costera no dieron a conocer declaración alguna sobre este claro hecho de abuso de autoridad.