Es el dispositivo de telefonía móvil de moda. Quien lo ha probado nunca más lo dejó. El software, la velocidad, el diseño, y fundamentalmente esa manzana dibujada en la parte trasera, hacen que la gente se desespere por tenerlo entre sus manos. Cambia el modelo y corren tras la novedad. La devoción por este tipo de aparatos creció aún más tras la muerte de su creador, Steve Jobs.

Ahora, la quinta generación. El Iphone 5, que fue presentado en sociedad el pasado 14 de septimebre, recibió dos millones de pedidos de reserva, el doble de los que había acumulado el 4S, en 2011. Tamaño interés agudizó el ingenio de muchos que apenas dejaron el pedido publicaron el mismo aparato (que no tendrán hasta el próximo viernes, cuando finalmente sea lanxado al mercado) en la web de compra y venta online, eBay.

Allí, las subastas crecieron hasta estancarse en torno a los 1.500 dólares, de un aparato que en cuatro días se conseguirá en las distintas compañías telefónicas por apenas un cuarto de ese dineral: u$d 399. Sin embargo, en una de las cuentas, los usuarios pujaron largamente por obtenerlo antes que nadie, asegurándose la compra, y se llegó a ofertar una cantidad sideral: 9.901 billetes de la moneda norteamericana. Vicios son vicios.