Lo permitido es apenas 0,5 miligramos de alcohol en sangre, porcentaje que esta persona quintuplicó, poniendo en riesgo su propia vida y la de los demás, sin -al parecer- importarle demasiado. Su auto (un Peugeot 504) zigzagueaba por la ruta 2, camino a Mar del Plata, por donde pasaron miles de autos durante este mediodía.

Al notar su actitud al volante, los controladores lograron detenerlo y pudieron realizarle el test de alcoholemia, que resultó positivo con un 2,30. El hecho ocurrió en el kilómetro 383.

Al cabo de las pericias se concluyó que tanto quien manejaba, coo su acompañante, ambos mayores de edad, tenían la misma graduación alcohólica.

La policía vial labró un acta de infracción de tránsito y dio intervención en el caso al Juzgado de Faltas de la jurisdicción.