Más de tres mil vecinos se manifestaron frente a la Municipalidad de La Plata a un mes de la catástrofe que dejó más de cincuenta muertos y millones de pesos en pérdidas materiales. Con dolor, bronca, cánticos y gritos pidieron la renuncia del intendente Pablo Bruera, justicia, obras hidráulicas y conocer la cantidad real de personas fallecidas durante el temporal.

A partir de las 17 horas, los manifestantes llegaron de a cientos a la plaza Moreno y tras realizar cánticos contra el mandatario se dirigieron a casa de Gobierno donde finalizó la marcha a las 20. Vale remarcar que el Municipio, como en marchas anteriores, estaba vallado de pies a cabeza. De haberlo querido los vecinos, no hubieran podido ingresar a la Comuna. De hecho en el estacionamiento había micros de infantería, un centenar de policías y unos 50 empleados municipales mirando segundo a segundo, lo que iba ocurriendo.

Leé el artículo completo en el sitio web de Diagonales