Carolina Scotto tiene 55 años, es profesora de historia y doctora en filosofía y en 2007 fue elegida para ocupar el cargo de rectora de la Universidad Nacional de Córdoba. Era la primera vez en la historia de la universidad, fundada en 1613, que una mujer ocupaba ese lugar. Casualmente, ese año también fue la primera vez, pero en la historia argentina, que una mujer era elegida para ocupar la Presidencia de la Nación.

Luego de dos años en los que su nombre figuró en los medios como un número puesto del Frente para la Victoria en Córdoba, finalmente en 2013 se confirmó: Scotto encabezará la lista del kirchnerismo en la provincia, uno de los distritos más importantes del país, que gobierna el peronista opositor José Manuel De la Sota.

En una entrevista con la edición cordobesa de El Argentino, la académica consideró que el gobernador “representa la vieja política, no solo en sus prácticas y en sus visiones sino también en sus maneras de entender lo que Córdoba, que él tanto conoce, necesita". Sin embargo, no ignora la astucia del principal opositor peronista a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: "Es un político de gran oficio que sabe presentar una versión discursiva atractiva a los oídos de las mayorías en Córdoba, pero cuyas efectivas políticas de gestión, más tarde o más temprano, van a mostrar que los discursos deben comparecerse con las actitudes efectivas y que las responsabilidades políticas deben asumirse en plenitud”.

No es tan tajante en sus definiciones a la hora de hablar del intendente de la capital provincial, el radical Ramón Mestre, hijo del ex gobernador fallecido en 2003. Para Scotto, Mestre es “un dirigente joven, de quien muchos pensaban que no tenía la experiencia para asumir las complejas responsabilidades de conducir una ciudad devastada por los diversos problemas acumulados por los años". "Desde una perspectiva que en lo personal no comparto, está llevando adelante con mucha energía y con habilidad la tarea que se propuso”, reconoció.

En el plano académico, además de su labor como decana entre 2007 y 2013, la ahora candidata se desempeñó como docente de Filosofía Contemporánea y de Filosofía del Lenguaje II en la Escuela de Filosofía que forma parte de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba. También fue investigadora del CONICET, donde centró su trabajo en la filosofía de Ludwig Wittgenstein, la semántica de los conceptos mentales, y la atribución intencional a humanos y a animales.

La apuesta del Frente para la Victoria apunta a que Scotto se haga fuerte entre los sectores más jóvenes, además de contar con la espalda de su gestión. "Junto al grupo político con el que hemos gobernado estos seis años dejamos una Universidad mejor que la que recibimos. Hemos recuperado la calidad y fortaleza democrática del gobierno y conseguimos mejorar administrativamente. Y evaluamos como positivo haber impulsado políticas activas de vinculación con la sociedad, que estaban básicamente limitadas a una relación de captación de recursos, en una universidad pública asfixiada presupuestariamente, heredada del modelo neoliberal. También hemos recreado fuertes vínculos con organizaciones sociales y organismos públicos, trabajando comprometidamente con las problemáticas sociales. Y realizamos el esfuerzo por revalorizar la calidad académica que nos ha permitido ser, probablemente, la única universidad del país que tenga a un 70 por ciento de sus profesores por concurso", indicó a El Argentino Córdoba.

En cuento a lo que falta, consideró: "Lo más sensible sea el de reformar el sistema de elección unipersonales, que en su momento impulsamos pero para la cual no conseguimos el consenso suficiente. Varios sectores que se habían opuesto en su momento, ahora están dispuestos a abrir ese debate, sumado al compromiso del rector electo, confío que en este mismo año se podrá completar la reforma política. Además hay proyectos pendientes que están en proceso y deben debatirse. Por ejemplo la creación de una Facultad de Ciencias Sociales, imprescindible para una universidad de este tamaño".

"Debemos estar en sintonía con el esfuerzo que el país viene haciendo a través del gobierno nacional por generar mejores condiciones de equidad social, impulsando políticas activas de promoción de derechos y de incorporación de sectores del conocimiento al desarrollo productivo", afirmó.

"Debemos estar en sintonía con el esfuerzo que el país viene haciendo a través del gobierno nacional"

Para la ex rectora, Córdoba se resiste a los grandes cambios que promovió el kirchnerismo porque todavía persiste "un conservadurismo con una raíz cultural profunda y que tiene que ver con que el poder político está excesivamente atravesado por sectores de interés demasiado cercanos a la toma de decisiones". "El ciudadano común está muy lejos de conocer, participar y de beneficiarse de las decisiones de los gobiernos que hemos tenido", agregó.