Política | Explotación infantil | Campo | Bugallo

Un diputado de Juntos por el Cambio defendió la explotación infantil

Luciano Bugallo, hombre de la derecha rural, dijo que "para los vagos que nunca laburaron todo es explotación".

"Para los vagos que nunca laburaron, todo trabajo es explotación", disparó el diputado bonaerense por la Coalición Cívica-ARI Luciano Bugallo, quien con semejante declaración salió al cruce de una afirmación del INTA, ente nacional que remarcó que " tres cuartas partes del trabajo infantil sucede en el sector agropecuario o en actividades rurales".

La aseveración del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria subrayó la situación en el campo, a la que relacionó con "cierta tolerancia social" que "enmascara como actividad familiar" la situación de explotación que viven los niños y niñas, en el marco del Día Internacional Contra el Trabajo Infantil que se celebró este sábado.

"En mi familia desde chicos todos mis hermanos trabajamos en el campo, esperábamos los fines de semana para ir al campo desde la madrugada junto a mi viejo, abuelo y el personal. Era lo mejor que nos podía pasar!", completó, confundiendo (¿sin querer?) juegos infantiles de fin de semana en un entorno lúdico con el trabajo al que son sometidos niños de todas las edades, en algunos casos por tradición familiar y en otros por explícita explotación laboral.

https://twitter.com/LuchoBugallo/status/1404061435844571137

Bugallo, que no dudó en acusar al INTA con "los vagos que nunca laburaron", viene de una tradición antiderechos y de protección de la patria rural. Su historia dice que se sumó a la política en 2008, cuando el gobierno de Cristina Kirchner jugó una pulseada con las patronales del campo en torno a las retenciones.

Denuncian que Larreta "confunde" a la población y viola el DNU

"Lucho", como se hace llamar, fiel a la tradición católica militante de un sector del campo, asegura que la época en la que cursó en un colegio pupilo de curas salesianos en la localidad bonaerense de Ferré fueron "los mejores seis años" de su vida.

En el hilo de Twitter con el que intentó denigrar al INTA y a todos aquellxs que rechazan la explotación infantil para tareas rurales, Bugallo apuntó que "manejar tractores, cortar pasto, operar el chimango, clasificar semillas, barrer galpones, cocinar, medir distancias para el "matayuyo" en la época que no había banderillero satelital, cargar la sembradora fue todo un gran aprendizaje", siempre en el marco de lo que considera un "juego" de niños y no una práctica laboral degradante como la que sufren miles de pibes y pibas a lo largo de los campos argentinos. "Puro verso ideológico", completó por si le faltaba algo.

No conforme con eso, volvió a la carga aseverando que "es una payasada creer que el trabajo en el campo junto a la familia es explotación", manipulando de forma reiterada la idea de familia para tapar el hecho de que hay niños que trabajan en condiciones de cuasi esclavitud en numerosas tierras, en muchos casos propiedad de sus correligionarios de Juntos por el Cambio.

"Explotación es pasar miseria, tener que salir a pedir comida, que el gobierno te use con tus viejos para cortar calles, que las mafias te usen para vender merca o no tener esperanzas ni sueños", apuntó después para desviar el foco y poniendo como ejemplo una foto en un acto contra el FMI (?).

https://twitter.com/LuchoBugallo/status/1404061450381967361

Según Bugallo el trabajo infantil "es una experiencia que no se olvida nunca más en la vida, te da herramientas, te abre la cabeza y evita que caigas en manos de populistas". Todo dicho.

Al final de su hilo, el diputado que define a Elisa Carrió como su líder política, se ocupó de volver a insultar a quienes no coinciden con él respecto de la explotación infantil, calificándolos de "marmotas de la corrección". En ese contexto, aclaró, finalmente, que no es lo mismo su experiencia como hijo de una familia acomodada del campo que la de niñas y niños que ofician de sirvientes de los terratenientes que forman el núcleo duro de sus votantes.

"Aclaro antes que salten los marmotas de la corrección y buscadores de excepciones, diferente es cuando los chicos no van al colegio, hacen tareas de adultos y se les exige como tal, no se les paga sueldo y son tratados prácticamente como esclavos", dijo, para compensar. Aunque, como si no formara parte del universo político (o quizás como confesión), remató: "De eso la política sabe mucho".

Dejá tu comentario